El futbolista Ezequiel Parnisari fue protagonista de una situación insólita cuando escapó del Sanatorio Allende para evitar una operación por una apendicitis y poder jugar la semifinal del reducido con Instituto.

“El Vikingo” pretendía evitar la intervención quirúrgica para estar presente en el encuentro que “La Gloria” disputará el próximo fin de semana contra Defensores de Belgrano en el primer duelo por el ansiado ascenso a Primera División. TERMINA DE LEER ESTA NOTA HACIENDO CLICK ACA

¿Querés mantenerte informado?
¡Suscribite a nuestros Newsletters!