Todavía resuenan los gritos de los dos goles de Alan Vivanco ante Cruz del Sur de Bariloche, en lo que Mauricio Villa resume como proeza el clasificar a la final de la Zona Patagónica ante Jorge Newbery, en la última fecha.

“Esto fue un batacazo, porque somos un equipo de gente joven, con chicos de la zona en su mayoría que juegan la Lifun y la Liga de Neuquén, sumado a un grupo de experimentados que jugaron en otras categorías como Martín “Indio” Ramos o Ceferino Arregui. Somos un mix lindo y merecemos lo que nos está pasando”, aseguró desde Neuquén el delantero que pasó por las inferiores de San Lorenzo y Boca. TERMINA DE LEER ESTA NOTA HACIENDO CLICK ACA