El atacante marcó el segundo gol de los Leones para la victoria por 2-1 ante Japón, en la segunda fecha de los Juegos Olímpicos de Tokio 2020.

El ruido del impacto del palo contra la bocha, en esa carrera frenética, quebró el silencio en la cálida noche nipona. Era Keenan y su obra maestra, un látigo lacerante que tuvo su eco con el furioso grito de gol del N° 7. TERMINA DE LEER ESTA NOTA HACIEDO CLICK ACA