La selección argentina de rugby sorprendió nuevamente al mundo en el cruce contra los All Blacks, el equipo más poderoso del planeta en este deporte. En el encuentro disputado en el Oregantheory Stadium, de la ciudad de Christchurch, Nueva Zelanda, el combinado nacional se impuso por 25 a 18 ante los neozelandeses, en el marco de la tercera fecha del Rugby Championship.

De esta manera logró su segunda victoria en la historia ante el combinado oceánico (repitieron el hito de noviembre 2020, cuando triunfaron en Sidney).

Argentina jugó con convicción y con conocimiento estricto de sus limitaciones. No hizo lo que no supo ni se salió de lo que preparó durante dos semanas. Se encontró con un rival que cometió más errores y que jugó con sus propias presiones: la selección de Nueva Zelanda se enfrentó a sus propios fantasmas y a la convicción de Los Pumas. Y perdió con ambos.

Los Pumas construyeron su victoria en cuotas. La precisión de Boffelli en cada tiro a los palos y su efectividad abrumadora permitieron que los All Blacks no se dispararan en los momentos en que fueron efectivos. Juan Martín González aportó, como contra los Wallabies, su try para encauzar el duelo. Y así, a fuerza de templanza y disciplina defensiva, la Argentina se llevó un triunfo merecido del Orangetheory Stadium de Christchurch más allá de los problemas en el scrum y en la obtención del line.

¿Querés mantenerte informado?
¡Suscribite a nuestros Newsletters!