A un jugador de Nueva Generación le tocó padecer un acto de discriminación, y los propios jugadores le advirtieron al árbitro que un insulto más y abandonaban el campo de juego. La terna arbitral lo entendió, y al finalizar el juego hubo un hecho para resaltar y destacar.

TERMINÁ DE LEER ESTA NOTA HACIENDO CLICK ACÁ

¿Querés mantenerte informado?
¡Suscribite a nuestros Newsletters!