En una charla muy amena con Atilio Costa Febre, en el contexto de los festejos por los dos años de la final ganada ante Boca en Madrid, se soltó todavía más.

Allí contó, por ejemplo, las tres veces que como entrenador del Millonario no pudo contener las lágrimas tras un partido. TERMINA DE LEER ESTA NOTA HACIENDO CLICK ACA