En la humildad y sacrificio se podría buscar la esencia de un grupo de jugadores de Fútbol de Salón que marcaron una época en la ciudad. El último campeón es La Cigarra quien derrotó a Flamengo a mediados de diciembre del año pasado, pero hace casi dos décadas comenzó a escribirse una historia que representó un hito en el futsal de la capital petrolera y que dejó huella. TERMINA DE LEER ESTA NOTA HACIENDO CLICK ACA