RAWSON - Esta nueva cita se correrá mayormente en territorio argentino y tendrá una etapa en Bolivia, tras la necesidad forzosa de armar un recorrido de apuro tras la salida de Perú del calendario original programado a principios de este año. Será un Dakar con menos arena y más piedra, pero el calor, la falta de oxígeno en la altura del vecino país y algunas modificaciones en lo deportivo le darán a esta carrera una cuota de tensión necesaria.

La competencia se larga de manera simbólica el sábado 2 desde Tecnópolis y pocas horas después, los más de 350 participantes tendrán que cumplir con la primera novedad del Dakar 2016: el “prólogo”. Un especial de 11 kilómetros en los alrededores de Arrecifes que servirá para determinar el orden de largada de la primera etapa de competencia, situación que hasta esta edición se resolvía por ranking.

La etapa inicial se correrá el domingo 3 entre Rosario y Villa Carlos Paz, pero el tramo de velocidad se largará en Las Perdices (Córdoba) y tendrá 227 kilómetros para motos y cuatriciclos, y poco más de 250 para autos y camiones. A partir de ese momento empieza el desafío del Dakar, donde se mezclan la audacia, la temeridad y esa cuota necesaria de inteligencia para armar la carrera con una buena lectura de la hoja de ruta, pero sin perder de vista todo aquello que el camino va poniendo al paso de pilotos y máquinas.

La etapa maratón sin asistencia en San Salvador de Jujuy, donde los vehículos quedarán en parque cerrado al terminar el día y deberán largar como quedaron al día siguiente será una de las alternativas de este Dakar, pero también hay expectativa por el cruce a Bolivia a más de 4.000 metros de altura y el siempre complejo tramo de Fiambalá –ya cuando la carrera esté en su etapa de regreso- donde este año se realizará un súper especial en el cual sobre la base de los tiempos registrados el día anterior, las 10 mejores motos, los 10 mejores autos y los 5 camiones más rápidos largarán mezclados, con tres minutos de intervalo.

El Dakar 2016 también tendrá nuevos desafíos en materia de navegación, ya que para compensar la ventaja en términos de anticipación de la que disponen los equipos que estén mejor armados con software de cartografía, se mantuvo voluntariamente la indefinición en la localización de las especiales, y recién el día anterior a cada etapa se darán detalles sobre los kilómetros exactos de enlace y los puntos de largada y llegada del tramo cronometrado.

LAS INCÓGNITAS

En lo deportivo viviremos un Dakar con varias incógnitas por resolver a medida que pasan las etapas. En Motos, tras diez ediciones de dominio por parte de Cyril Després y Marc Coma repartiéndose la gloria del podio en partes iguales, esta edición arrojará un nuevo ganador, pero sobre todo el desafío es saber si Honda, Yamaha, Husqvarna o Sherco podrán cortar la racha de 14 títulos consecutivos de los pilotos de KTM.

El australiano Toby Price, el español Joan Barreda, el chileno Pablo Quintanilla y el portugués Helder Rodriguez, aparecen como cuatro candidatos de peso, aunque la lista tiene no menos de una docena de pilotos en condiciones de pelear la carrera.

En autos el dominio de Mini podría mantenerse en esta edición, en especial por el tipo de terreno de esta nueva competencia y además por que cuenta en su estructura con dos campeones como Nasser Al Attiyah y Nani Roma, además del argentino Orly Terranova y el ex rally mundial Mikko Hirvonen, entre los más destacados.

Las potentes Toyota Hilux del sudafricano Giniel De Villiers y el saudí Al Rajhi, junto al cuarteto de Peugoet integrado por Stephane Peterhansel -11 veces campeón Dakar- Carlos Sainz, Cyril Després y el multicampeón mundial de rally Sebastien Loeb aparecen como la amenaza más seria para el equipo Mini X-Raid, sin olvidar al vehemente Robby Gordon y su buggy Gordini que siempre dan espectáculo en el Rally Dakar.

Fuente: Jornada

¿Querés mantenerte informado?
¡Suscribite a nuestros Newsletters!