El protagonista de este repudiable hecho es el inglés Jordi Osei-Tutu, delantero que juega en el Bochum alemán pero que pertenece al Arsenal. En medio de un amistoso contra el equipo suizo St. Gallen, el futbolista abandonó el encuentro, llorando, por haber recibido la palabra "repugnante" por parte de un defensor rival.

Osei-Tutu lloró desconsoladamente mientras salía del terreno de juego. “Jordi me dijo que le insultaron por el color de su piel, por eso dejó el campo”, reveló el entrenador del Bochum, Robin Dutt.

 

Unos minutos después del repudiable acto, el defensor volvió al juego más calmado. “Es triste que este tipo de comportamiento aún sea parte del juego, nunca me detendrá jugando”, escribió más tarde en redes sociales.

“El racismo no tiene lugar en nuestro juego y no toleramos ninguna forma de discriminación”, expresó el Arsenal para respaldar a Osei-Tutu, quien agradeció a todas las personas que le enviaron un mensaje de apoyo.