El futbolista, de 34 años, se vio beneficiado por una decisión judicial tomada el pasado julio y que le permite regresar nuevamente al régimen semiabierto tras el homicidio de Eliza Samúdio en 2010.

El presidente del club Poços de Caldas FC, Paulo César da Silva, le confirmó a Globoesporte que Bruno será nuevo jugador del equipo y que podría firmar su vínculo durante la presentación oficial. Para que esto se confirme, el 1 debe conseguir una autorización de la justicia para poder transferirse a la localidad de Poços de Caldas.

"Probablemente, la semana que viene empiece a entrenar. Solo necesita algunas autorizaciones, algunas cosas que necesitan ser vistas, pero ya es contratado del club", aseguró el presidente del Poços de Caldas FC.

Según le explicó a Globoesporte la abogada del jugador, Mariana Migliorini, el objetivo de la defensa es que Bruno continúe viviendo en Varginha, pero obtenga una autorización especial para entrenar en Poços de Caldas.

El arquero fue detenido en 2010 y condenado en 2013 por el asesinato de la modelo Eliza Samúdio, con quien tuvo un hijo. La chica de 25 años, que le reclamaba al futbolista el pago de una pensión para su hijo, desapareció en 2010 y fue considerada muerta, aunque su cuerpo nunca fue encontrado, en un caso que conmocionó a Brasil.

En 2017, el jugador llegó a fichar con el Boa Esporte de la ciudad de Varginha, en el estado de Minas Gerais, luego de quedar en libertad por una decisión cautelar del Tribunal Supremo de Brasil. Sin embargo, ese mismo año la medida fue derogada y Bruno volvió a prisión.