BUENOS AIRES - En medio de la conmoción tras la muerte del jugador de Godoy Cruz Santiago “Morro” García, otra tragedia golpea al deporte en nuestro país. En las últimas horas fue hallado sin vida el rugbier Alan Calabrese, de 22 años, en su casa de Mataderos, en Capital Federal. El joven jugaba en el club Ciervos Pampas, precursor en promover la diversidad sexual en este deporte. Advirtió en su cuenta de Instagram que sufría una “depresión tremenda” y que necesitaba “apagarse”.

“¡La sonrisa de la rica! Me encantaría que siempre me recuerden con esta sonrisa. Esa sonrisa que era la que tapaba todo el sufrimiento que venía sintiendo por dentro, yo siempre con la sonrisa encendida pero por dentro hace meses que venía sintiendo una depresión tremenda”.

A post shared by Alan Joel (@alan.calabrese)

“Le trataba de poner la mejor cara y la mejor onda a todo siempre, porque no quería que nada me apague pero lamentablemente hoy no aguanté más y decidí apagarme, cerrar los ojos y decir adiós”, escribió Alan. 

Además, les agradeció a todas las personas que dijo que siempre lo acompañaron “en las buenas y en las malas”; se despidió y les pidió perdón “por hacerlo de esta forma”, pero explicó que su camino ya había terminado y que no podía seguir. “Los amo hasta siempre”, concluyó la carta del joven de 22 años tras su drástica decisión. 

Según detalló TN, la publicación de Calabrese rápidamente generó gran cantidad de comentarios de sus amigos y allegados. “Ya te extraño, saber que no voy a escuchar tu voz, sentir tu risa, llegar a un entrenamiento y no tener esos abrazos, me llena de tanta angustia el corazón. Este dolor que lo voy a llevar por mucho tiempo, espero que estés donde estés hayas encontrado paz”, fue uno de los tantos mensajes.

Otro de sus amigos les pidió a las personas que atraviesan por una difícil situación que pidan asistencia: “¡Nunca dudemos en pedir ayuda! Las personas que menos te lo imaginás te pueden dar una mano. En esta estamos todos juntos y la vida es eso. ¡Ser solidarios y recuerden que todo vuelve!”, escribió.

En octubre de 2020, Alan Calabrese visitó el programa Pampita Online y allí relató que en la secundaria sufrió la discriminación de compañeros y hasta de un profesor de educación física, lo que lo llevó a abandonar la escuela.

“Con mis amigos me pasó algo particular, que cuando les conté sobre mi sexualidad y que iba a ingresar a Ciervos Pampas, mi familia lo tomó bastante bien, pero mis amigos desaparecieron… fue automático. Nunca me lo dijeron, pero siempre sentí la exclusión”, reconoció. 

Calabrese describió que su inclusión en el club de rugby lo había animado a volver a estudiar. Incluso, advirtió que ya estaba a un año de terminar los estudios secundarios y que en el transcurso del 2020 lo eligieron para formar parte de la comisión directiva de Ciervos Pampas.

Sin embargo, según indicaron fuentes cercanas a la investigación a diario Infobae, su familia comentó que en los últimos días Alan reveló que había sido apartado del club de rugby donde jugaba.

La causa quedó en manos de la Fiscalia Nacional en lo Criminal y Correccional Nº 21, a cargo del Dr. Marcos Fernández, qué tituló la causa como “averiguación de suicidio”.

El equipo que integraba Alan surgió en 2014 como un espacio para hacer deporte con amigos. Con el tiempo asumieron que lo que los unía en realidad era más profundo. Se trata del primer conjunto de rugby LGBTIQ+ de América Latina, que promueve la inclusión y la diversidad no solo sexual sino también étnica, racial y de clase.

Fuentes: TN/Infobae