La capital petrolera atraviesa un momento crítico en materia de salud por el coronavirus. Mientras los números de contagiados crecen y el Municipio aplica restricciones para intentar controlar esta compleja situación, algunos establecimientos deportivos se la rebuscan para continuar con sus clases. TERMINA DE LEER ESTA NOTA HACIENDO CLICK ACA