Jeremías Cruz, el uno de Rada Tilly, aún recuerda como el viento lo castigó en uno de sus primeros partidos con el equipo de la villa. Ese día enfrentaba a Oeste en condición de visitante y las ráfagas pegaban fuerte. En el primer tiempo, Rada tuvo viento a favor y en el segundo en contra y ahí vino lo complicado.

Jeremías recuerda un tiro libre de tres cuartos de cancha en que todo comenzó a ponerse difícil.  “Yo venía midiendo la pelota y la veía que iba cayendo, salgo a descolgar y a la pelota la agarra una ráfaga de viento y la mete al arco y gol. Pero el tiro libre era indirecto y el árbitro no lo cobró. A la jugada siguiente me pasó lo mismo: tiran la pelota al área, cabecean y cuando estaba por agarrarla otra ráfaga la metió adentro”.

TERMINA DE LEER ESTA NOTA HACIENDO CLICK ACA