Los años pasan y el tiempo avanza hacia el final de la carrera de Lionel Messi. Si bien está claro que el mejor futbolista del mundo tiene mucho para demostrar, a sus 32 años los desgastes con la dirigencia de Barcelona generaron especulaciones para cambiar de club, pero él siempre dejó en claro que su vida está en Cataluña.

Sin embargo, la ilusión de los hinchas de Newell's por verlo con la 10 en la espalda en el Coloso Marcelo Bielsa se mantiene, a pesar de que se sabe que la situación es complicada. Sobre eso, el que se refirió fue su primo, Maximiliano Biancucchi, que dejó en claro que las ganas parecen estar, pero hay cuestiones más difíciles de atender.

"Leo tiene mucho amor por la Argentina, la gente nunca lo termina de entender. Si no fuese por la inseguridad, no tengo ninguna duda que jugaría en Argentina, eso es lo único que pueda afectar a la hora de volver", destacó en una entrevista con Ataque Futbolero, donde agregó que el regreso a la "Lepra" es "es complicado".

"Es mi sueño poder verlo a Leo en Newell's, pero lo veo complicado. Es difícil, imaginate que Messi juegue un clásico, los nenes tienen que ir a la escuela... La ciudad es un infierno", remarcó el ex jugador de Flamengo, Olimpia de Paraguay y Bahía, que siempre mantuvo buena relación con Messi.

Por otro lado, recordó la infancia en las canchas de la "Pulga", que es tres años menor que él, pero siempre se sumaba a los partidos. "En el barrio Leo jugaba con nosotros, éramos más grandes que él, y nos decían: 'Loco, sácalo porque lo vamos a matar'. Le querían pegar, pero se la aguantaba. Cuando él tenía ocho o nueve, yo me levantaba los sábados temprano para verlo jugar, hacia cosas impresionantes. No lo podía creer", sentenció.