A 51 segundos del final del encuentro, Sergio Hernández lo reemplazó  y tuvo su merecido reconocimiento. Luis Scola, dorado en Atenas 2004 y último en actividad de aquella histórica Generación Dorada, fue despedido entre aplausos por todo el estadio, incluso por sus rivales australianos.

En las redes sociales no tardaron en llegar las palabras de admiración y respeto. Se retira de la selección argentina uno de los mejores jugadores de la historia del básquet, junto con Manu Ginóbili. TERMINA DE LEER ESTA NOTA HACIENDO CLICK ACA