En sintonía con su nuevo cargo, el ambiente del básquet celebró el gran cambió físico que hizo el ex coach de Gimnasia y Esgrima de Comodoro Rivadavia, dado que bajó 30 kilos en el año que transitó sin dirigir a ningún club.

Sobre este proceso, explicó: “me vino bien este año, sobre todo para mejorar físicamente, porque lo estaba necesitando mucho. Y estos últimos meses sentí el bichito de volver a entrenar y dirigir”, detalló en diálogo con Básquet Plus. TERMINÁ DE LEER ESTA NOTA HACIENDO CLICK ACÁ