COMODORO RIVADAVIA (ADNSUR) - Es “el sueño del pibe”. Él no quería debutar en Primera ni ser una gran estrella, solo se conformaba con tener los guantes del arquero que veía siempre, y lo cumplió.

El gestor de este sueño fue Ezequiel Quidiman, arquero de Oeste Juniors. El uno le había prometido a Emanuel Padilla, un joven de 17 años que convive con una discapacidad, que le regalaría los guantes cuando termine el torneo. TERMINÁ DE LEER ESTA NOTA HACIENDO CLICK ACÁ

¿Querés mantenerte informado?
¡Suscribite a nuestros Newsletters!