Bologna salió con todo en el segundo tiempo y lo dio vuelta: ganó 4 a 3 con un gol del argentino Rodrigo Palacio. Pero eso no fue todo. Después del partido, los futbolistas fueron hasta el hospital Sant’ Orsola, donde Mihajlovic está haciendo el tratamiento, y le dedicaron el triunfo de manera muy especial.

Los jugadores se pararon frente a la ventana, lo aplaudieron y le dedicaron varios cantitos. Al escuchar los gritos, el DT se asomó y agradeció el gesto, pero no pudo verlos personalmente porque en estos días tiene que estar aislado por indicación de los médicos.

Mihajlovic fue diagnosticado con leucemia en los primeros días de julio y, para sorpresa de todo el Bologna, a menos de un mes de la primera parte del tratamiento estuvo presente en el debut del equipo en la temporada frente al Hellas Verona.

El club Bologna ha respaldado a Mihajlovic para que siga como técnico del equipo y sus asistentes son los que están en el día a día de los entrenamientos y dirigen al equipo mientras el croata se recupera. Igualmente, él se comunica todo el tiempo con ellos y con los jugadores.

Los jugadores contaron que el reto del entrenador fue una gran motivación para salir a luchar en el segundo tiempo y conseguir un buen resultado. El DT tocó las fibras íntimas de su plantel y en 45 minutos lograron ganar un partido que parecía perdido.