COMODORO RIVADAVIA (ADNSUR) - En el 2015, el comodorense Matías Rima participó de su primer mundial de Futsal AMF en Bielorrusia y el sueño de ser campeón quedó trunco en semifinales cuando cayó ante Paraguay 2-1, y tuvieron que ir a pelear el tercer puesto. En ese plantel también estaba Facundo Contreras, y varios compañeros que también llegaron a Misiones.

El “enano” volvió con una espina clavada que a lo largo de cuatro largos años la sentía en la piel, pero sabiendo que de él dependía sacársela. Desde ese momento entrenó a conciencia en Comodoro Rivadavia y donde fuera necesario para llegar a estar entre los doce de la lista definitiva.

TERMINÁ DE LEER ESTA NOTA HACIENDO CLICK ACÁ