Marcus Thuram, el delantero francés del Borussia Mönchengladbach, se manifestó en contra de la muerte de George Floyd, tras celebrar el segundo de los dos goles que marcó en la goleada de su equipo por 4-1 ante el Unión Berlín con la rodilla en tierra y la cabeza baja.

Este gesto se convirtió en un símbolo de lucha contra la discriminación racial desde que el jugador de fútbol americano Colin Kaepernick, mariscal de campo de los San Francisco 49ers en la SuperBowl de 2013, lo realizase durante la interpretación del himno nacional de Estados Unidos como protesta por la violencia policial ante los ciudadanos de raza negra.

El joven Thuram, hijo del legendario Lilian Thuram, campeón del Mundo con Francia en 1998 y que se destacó por su lucha contra el racismo, utilizó este gesto para protestar por el asesinato de George Floyd en la ciudad de Minneapolis, Estados Unidos, a mano de las autoridades policiales.

La victoria del Borussia por 4-1 contra el Unión de Berlín pasó a un segundo plano, ya que la emotiva celebración del jugador se llevó todos los flashes y rápidamente esa imagen se viralizó en todo el mundo.