El silencio humano, luego del ruido virtual que provocó la denuncia a Sebastián Villa, es una presencia constante del fútbol argentino. A veces, como en este caso, el silencio dice más que el ruido. Pasaron dos semanas desde el 28 de abril, día en el que Daniela Cortés acusó al jugador de Boca de ser un violento, hasta el 12 de mayo para que el presidente bostero, Jorge Ameal, hablara por primera vez en público. TERMINA DE LEER ESTA NOTA HACIENDO CLICK ACA