Palacios tenía por entonces 17 años, y con la 10 en la espalda comenzaba a asomar en la Primera División del “Lobo”. Fue en esa época cuando le llegó la hora de realizar el Servicio Militar Obligatorio, sin saber que unos meses más tarde estaría en Malvinas, defendiendo la soberanía de las islas luego de años de burocrática negociación.

El excombatiente vivió una historia muy especial junto a su compañero de trinchera, Raúl Ortiz, quienes sobrevivieron en forma milagrosa en la Guerra de Malvinas al quedar sepultados tras un bombardeo ocurrido el 4 de mayo de 1982.

TERMINA DE LEER ESTA NOTA HACIENDO CLICK ACA