Guillermo Vilas es, sin dudas, el mejor tenista que nuestro país ha dado, y ha quedado en la historia del tenis mundial. En su carrera ganó 58 torneos de ATP, y 4 Grand Slam, y posee el récord de más victorias en una sola temporada con 130 partidos ganados en 1977, que fue su mejor año profesional. Innovador, profesional, obsesivo y polémico en sus declaraciones, jugó contra jugadores de la talla John McEnroe, Björn Borg, José Luis Clerc, entre otros.

El Gran Willy, de 67 años, sufre un deterioro cognitivo, que se agravó en los últimos años. Algunos deslizan que tiene alzheimer, pero nadie se anima a confirmarlo.

“Físicamente no se nota, pero está muy deteriorado. Su salud mental está cada vez peor. Tiene algunos momentos de lucidez pero no tiene plena conciencia de lo que sucede a su alrededor, incluso ha llegado a desconocer a amigos. Tiene momentos en los que no puede mantener el hilo de una conversación”, contaron fuentes cercanas del ex deportista al Diario Olé.

Vilas vive junto a su familia en el Principado de Mónaco, tiene colaboradores que lo asisten y que solo contaron que “está muy contenido”, y que mantiene una rutina que lo ayuda en su tratamiento.

La última aparición pública del gran tenista argentino fue el 2 de octubre del 2019, que se mostró junto a Bjorn Borg.