La decisión de Lionel Messi, que ayer por la tarde le comunicó formalmente a Barcelona su intención de dejar el club tras toda una vida como Culé, todavía sigue dando que hablar y lo seguirá haciendo por mucho tiempo.

El 10 deberá definir ahora qué camiseta se va a poner y pese a que cualquier club del mundo quisiera tenerlo, solo unos pocos pueden combinar el poderío económico y deportivo para convertirse en el destino ideal de Messi. TERMINA DE LEER ESTA NOTA HACIENDO CLICK ACA