CAPITAL FEDERAL (ADNSUR) - Sergio Goycochea, el ex arquero y héroe del Mundial que organizó Italia en 1990, era uno de los amigos más cercanos de Diego Maradona. Y su llanto desconsolado al aire de la TV Pública fue una muestra del vínculo que tenía con el Diez.

Juntos también estuvieron en la Copa del Mundo de Estados Unidos, y en Mandiyú de Corrientes, donde Goyco estaba en la etapa final de su carrera y Diego hacía su primera incursión en su faceta de entrenador. Además, compartieron innumerables de vivencias y llevaron adelante el exitoso ciclo televisivo La Noche del Diez, emitido por El Trece.

En las últimas horas, el ex arquero no aguantó y se quebró al aire al recordar al astro universal, con quien saltó al balcón de la Casa Rosada en 1990 para celebrar el subcampeonato del mundo.

Comenzó a relatar anécdotas que tuvo con la leyenda y en un momento confesó: “Entré a la Casa Rosada por última vez en 1990 cuando vinimos a festejar. Fue el día más feliz de mi vida deportiva y ahora entré para verlo a mi amigo, el mismo con el que saltaba en el balcón”...

En ese instante, Goycochea se quebró y rompió en llanto en la transmisión de la Televisión Pública, a pesar de tomarse un vaso con agua para frenar y respirar. Cuando quiso seguir, no pudo y las lágrimas lo desbordaron durante casi cinco minutos, mientras su compañera de piso lo contenía también emocionada. “Pido disculpas, es más fuerte que yo. No quería llorar porque se toma como cosas baratas o un golpe bajo, pero se te va un pedazo de vida. Yo no lo podía entender cuando lo veía en el cajón. Era una mentira, con toda la energía que tenía. No puedo más, perdón”, se sinceró.

Ayer cuando se enteró la noticia de la muerte de su amigo, Goyco ya había manifestado su dolor al asegurar que “es muy difícil expresar con palabras porque son muchos años de muchas cosas vividas, no solo de compañero de selección sino post retiro y la familia”. “Son muchos años y realmente es difícil expresar en un momento así todas las cosas que uno puede sentir de la relación con Diego, con idas y vueltas, con todo lo que significaba porque era así, amado y odiado, era su vida pero despertaba todas estas cosas”, había analizado.

Diego Maradona murió este miércoles a los 60 años en una casa del barrio privado San Andrés donde se recuperaba de una operación reciente de un hematoma subdural.