COMODORO RIVADAVIA (ADNSUR) - Uno tiraba el centro, el otro lo cabeceaba y la doble visera estallaba en un grito de gol. La formula se repitió a lo largo de todo el torneo Apertura 2002, cuando Independiente se consagró campeón y el comodorense, Andrés «Cuqui» Silvera goleador del certamen, algo histórico para el fútbol de Comodoro.

Como el mismo Cuqui ha contado su primer torneo en el Rojo no fue fácil. Las cosas no le salían y se quedó por un pedido puntual de Américo «el Tolo» Gallegos, quien le dijo que lo quería en su equipo.

El resto es historia. Independiente campeón, Silvera goleador y tapa del Gráfico, y su pico máximo como futbolista.

Juan José Serrizuela, era el lateral derecho de ese equipo y se cansó de tirarle centros de gol al delantero. Sin embargo, previo al torneo hubo una charla que cambió todo. Así lo confesó el defensor en una entrevista con el programa Orgullo Rojo que se emite por Radio Arroba.

TERMINÁ DE LEER LA NOTA HACIENDO CLICK ACÁ