COMODORO RIVADAVIA (ADNSUR) - Tras estar más de nueve meses sin pelear, el viernes 15 vuelve al ring Nicolás Darío López, quien enfrentará a Genaro Quiroga, rival que ya fue vencido por el púgil local. Desde hace más de un mes, el boxeador está entrenando bajo las órdenes de Robinson Zamora en el Gimnasio Municipal N° 1, perteneciente al Ente Autárquico Comodoro Deportes y la Dirección General de Deportes. La última pelea del comodorense fue el 5 de junio del 2015 cuando perdió frente a Jorge Caraballo en General Rodríguez.

Hace un poco más de un mes que Nicolás Darío López trasladó su entrenamiento al Gimnasio Municipal N° 1. En donde, al mando de Robinson Zamora, continua con el trabajo preparativo para la vuelta al boxeo que será el viernes 15 de abril ante Genaro Quiroga. “Estaba entrenando en el Club de Boxeo Comodoro y ahora me vine al Gimnasio Municipal N° 1, más que nada para entrenarme mejor. Si bien allá entrenaba bien, acá tengo la posibilidad de guantear con el Tigre Saldivia, que trabaja duro, y también con lo que es la parte manopla, que te exige mucho Robinson Zamora. Estoy tratando de acomodarme a la técnica de Robinson y me está costando mucho, pero me siento cómodo y de a poco estoy mejorando. Estoy entrenando fuerte y esperando la próxima pelea”.

El futuro inmediato de López es Genaro “El Chino” Quiroga en un duelo que tiene antecedentes ya que se enfrentaron y fue triunfo del oriundo de nuestra ciudad. “Me siento bien, confiado y muy fuerte para la pelea con Quiroga. La última pelea fue muy mala y entré mal a pelear esa vez, ahora quiero revertir eso en esta pelea que viene y después poder hacer la revancha con el último rival que me ganó”.

El primer combate con Quiroga fue en Buenos Aires a seis rounds y lo ganó López por puntos. Pero el pugilista local se siente mejor que en esa oportunidad “ahora vamos mejor entrenados que aquella vez y vamos a ganar. Él es un boxeador duro que va para adelante, recibe golpes y siempre va para adelante. Eso lo hace más dificultoso porque tenés que moverte mucho y trabajarlo de lejos. Pero trabajándolo bien de lejos y moviéndolo mucho, no voy a tener problemas. La idea es agarrar ritmo y ahora, con Robinson Zamora como mi entrenador, es volver con todo. Ojalá que sea por el bien mío de poder seguir con el boxeo”.