(Por Franco Córdoba). Fernando “Choa” Cárdenas, ex Comferpet y uno de los mejores futbolistas de la historia del fútbol local y el otro Marcelino Britapaja. “Pirulo”, ídolo de la época de oro del Club Huracán y una leyenda que fue profesional y alcanzó a jugar en Europa, quienes gracias a ADNSur y Pasta de Campeón no sólo que se reencontraron sino que revivieron momentos, se emocionaron y sellaron el encuentro con un apretón de manos y un gran abrazo.

El abrazo del alma que esperó 47 años: dos glorias del fútbol de Comodoro y un reencuentro hasta las lágrimas

“Pirulo” llegó al club que lo catapultaría a Primera División, pero antes en un entrenamiento se encontró con su ídolo. “No lo podía creer, porque era aquel jugador el que yo nombraba en los potreros y con esa relación de buena gente. respetuoso y humilde conmigo me dio confianza de que podía jugar a su lado”, aseguró. 

El abrazo del alma que esperó 47 años: dos glorias del fútbol de Comodoro y un reencuentro hasta las lágrimas

“Él con algunas palabras en jugadas que compartimos y tras finalizarlas me dijo ´vení te doy un abrazo, que vos te las sabes todas´. Fue como la aceptación de compañero de Huracán, pero también fue un crecimiento importante porque yo no era nadie y llegaba a un equipo donde todas eran figuras”, así hablaba de Fernando Cárdenas y sus ojos se iluminaron por la admiración y respeto. A este sarmientino y el comodorense, tras tantos años, la vida los volvió a encontrar.

El abrazo del alma que esperó 47 años: dos glorias del fútbol de Comodoro y un reencuentro hasta las lágrimas

Año 1975. Comodoro Rivadavia, Club Huracán en su cancha de Pietrobelli le hizo una despedida a Britapaja que desde Vélez desembarcarían en el Panathinaikos de Grecia. En el evento, “Pirulo” preguntó por Fernando “Choa” Cárdenas, su ídolo, y le dijeron que estaba en Trelew. El delantero profesional se subió a su auto y se trasladó al valle chubutense para darle un abrazo a su amigo en cancha de Independiente.

El delantero llegó a ver a “Choa”, le dio un abrazo a su ídolo y amigo, para que al día siguiente retorne desde Trelew a Comodoro para partir a Buenos Aires y de ahí hasta Atenas, Grecia para cumplir el sueño de jugar en Europa.

Pasaron 47 años, el cariño intacto

Fernando Cárdenas nació en el Barrio Don Bosco de Comodoro y fue una de las banderas de Comferpet, con quien consiguió tres campeonatos locales. Sin embargo, también vistió la camiseta de Huracán de Comodoro, Oeste Jrs, Independiente y Huracán de Trelew, Gaiman FC. 

“Choa” disputó dos nacionales con el “Globo” pero también fue símbolo de la selección de Comodoro Rivadavia. 

Delantero infalible que supo vencer al propio José Santoro, el gran arquero de Independiente en Avellaneda en uno de los Nacionales disputados.

En la última Expo Deportes 2022, tanto Cárdenas y Britapaja se encontraron y por medio de ADNSur y PDC charlaron, se emocionaron hasta las lágrimas y rememoraron instantes de tiempo de antaño.

“En realidad vine a la Expo por vos, hacía años que tenía el saludo prometido y solo llegué por él. Esto es espectacular”, dijo Cárdenas frente a un Britapaja que lo miraba expectante y emocionado como un niño.

“Yo jugaba al fútbol y terminaba el partido, donde te podían pegar, discutías con algún rival después éramos amigos. Así vivimos la vida del fútbol”, aseguró el futbolista que hoy tiene 77 años y que nunca dejó de seguir la vida de “Pirulo”, pero faltaba el mirarse a la cara con sonrisas y recuerdos que los llevó a estar en una cancha de juego imaginariamente en tiempos de juventud.

“Una vez en entrenamiento con Huracán, Marcelino se enojó con un compañero, porque los dos eran de carácter fuerte y ambos se fueron a las manos. Tuve que intervenir, los paré, los separé, pero no como referente porque yo llegaba como refuerzo desde Comferpet, sino como compañeros. Pasa que para mí los rivales de cualquier club eran iguales y no dijeron nada”, rememoró el “Choa”, quien se probó en Chile para jugar en Universidad de Chile, aunque sin la fortuna necesaria. 

“Cuando yo trabajaba y pasaba por Sarmiento, los mismos muchachos del club me llamaban y contaban anécdotas de cuando jugábamos juntos.Siempre fui un tipo donde todos eran amigos y con Britapaja es la prueba de la amistad”.

El pedido de un abrazo entre estas dos glorias no fue más que la demostración con la hermosa amistad que llevan los dos hombres glorias de la historia del fútbol de Comodoro. La cual te puede pagar un sueldos, te dará campeonatos pero también las relaciones a lo largo del tiempo que hacen que desde un costado de la calle te levantes la mano y saludes, en una esquina o haciendo un trámite y hablen de fútbol.

Tras 47 años, un apretón de manos, un abrazo, algunas lágrimas y la sonrisa de Cárdenas y Britapaja fue el mejor resultado de este partido que llamamos vida y que los dos siguen disputando día a día.

¿Querés mantenerte informado?
¡Suscribite a nuestros Newsletters!