El delantero Leandro Alaniz viajó hace más de un mes a sus pagos, hasta el pueblito Quetrequen en La Pampa de vacaciones, pero tuvo que quedarse un tiempo más por razones de salud de su mamá, que hoy gracias a Dios ya está mucho mejor, y fue ahí que su vida dio un giro de 180 grados.

Acá en Comodoro Rivadavia había jugado para Jorge Newbery pero ya se había desvinculado de la institución luego de finalizar el torneo Regional, y estando en La Pampa le surgió la chance de sumarse a Sportivo Realicó para jugar la liga local. TERMINA DE LEER ESTA NOTA HACIENDO CLICK ACA