Según publicó el periodista Martín Candalaft, la acusación puntual es por haber vendido dos veces los mismos departamentos y la inició un ex compañero de vestuario de Márcico. La actividad del ex Boca consistía en construir edificios y vender los departamentos junto a un grupo de socios y a su hijo Lucas.

El negocio le funcionaba bien hasta que en 2011 llegó el comienzo de la caída o de, al menos, serios problemas judiciales. Ese año llegó la primera denuncia que fue realizada por el ex arquero cordobés y compañero de Márcico en el vestuario de Boca, Martin Herrera.

De acuerdo a la denuncia, Márcico le vendió cinco departamentos a su ex compañero, las unidades 8 y 9 de un edificio ubicado en calle Roosevelt por un total de 160 mil dólares y tres departamentos del edificio de Migueletes por 575 mil dólares.

En su declaración en la Justicia en calidad de testigo y damnificado, Herrera contó que nunca logró tomar posesión de las propiedades. Contó que como vivía en Córdoba se le hacía difícil la comunicación con Márcico que estaba en Buenos Aires. “Siempre me pateaba para adelante. Me decía que no me los podía dar porque tenía que solucionar unos problemas. Así fueron varios meses”, contó a la Justicia, según publicó Infobae.

Cuando el ex arquero comenzaba a inquietarse le llegó, por medio de un amigo, una información que terminó por confirmar sus peores sospechas. Le dijeron que los departamentos que él le había comprado a Márcico en los dos edificios habrían sido revendidos a otras personas y que incluso ya habría gente viviendo en los domicilios. El damnificado lo terminó de comprobar cuando viajó de urgencia a Buenos Aires y se entrevistó con un tal Ariel Rodríguez, que se presentó como representante de la inmobiliaria, y le confirmó que las unidades habían sido vendidas.

Luego de años de investigación, la causa de Herrera quedó estancada y sin mayores novedades hasta que a fines del 2018 se realizó una nueva denuncia contra Márcico. En este caso la denunciante es una mujer llamada Martha Zulema R. Según denunció a la Justicia, el ex jugador habría cometido un nuevo engaño de la misma forma.

La mujer adquirió, a un muy buen precio, 16 departamentos de un tercer edificio construido por la empresa de Márcico ubicado en la calle Benito Quinquela Martin 1753, pero nunca logró tomar posesión.

La declaración indagatoria será realizada por videoconferencia.