"A los 16 años estuve en el Liverpool pero lamentablemente en el examen médico me dijeron que no iba a crecer tanto. Me fui a probar de zaguero, me hicieron un estudio en la mano y salió que no crecería hasta más de 1,80 y el mínimo para el puesto eran los 1,90 centímetros. Y además me dijeron que no iba a tener la fuerza para jugar en la Premier League", confesó hace un tiempo Tapia en Marca.

Hoy mide 1,85 y se ha transformado en pieza fundamental del seleccionado que dirige Ricardo Gareca. Su cláusula de salida ronda los cuatro millones de euros y en Boca pretenden negociar para sacarlo sin tener que desembolsar esa cifra.

Por su parte, Tapia ya se manifestó al respecto del interés del Xeneize: "Boca es un club muy grande. Vamos a ver qué sucede, estoy tranquilo y feliz con mi familia, que es lo más importante para mí. Por ahora me quedan seis meses de contrato aquí en Holanda".