Después de varios días convulsionados, Boca Juniors volvió a ser local en La Bombonera ante Talleres de Córdoba.

El morbo estuvo en cómo iba a reaccionar el estadio del Xeneize tras los problemas con los premios entre los jugadores y el Consejo de Fútbol.

Darío Benedetto tuvo la oportunidad de poner en ventaja a su equipo a través de los 12 pasos, como ante Corinthians, pero la suerte no está del lado del 9.

Nuevamente el palo le dijo que no a los 7 minutos del primer tiempo.

Sobre el final del partido, a él mismo le hicieron un penal, pero no lo pateó.

En su lugar, por decisión propia o del cuerpo técnico, finalmente lo pateó Marcos Rojo, quien lo convirtió.TERMINA DE LEER ESTA NOTA HACIENDO CLICK ACA

¿Querés mantenerte informado?
¡Suscribite a nuestros Newsletters!