La pelota fue su mejor pasatiempo durante su niñez en el sector 5 de las 1008. Y encontró en CIPA (Club Infantil Patagonia Argentina)  la llave que le abrió las puertas al futsal comodorense, algo que sin dudas marcó su vida. Supo ganarse el afecto y el cariño de muchos sumando amigos y medallas a nivel local y regional hasta que llegar el sueño de defender la camiseta de la Selección Argentina en dos mundiales.

Su amor por la redonda, su destreza y sacrificio lo llevaron también a consagrarse campeón Panamericano con Casino Club y ser campeón Argentino en tres oportunidades con la camiseta de Comodoro Rivadavia.  En su adolescencia supo gambetear los caminos de la vida que no lo llevarían a nada, y que varios de sus amigos tomaron.

Néstor Endrinal trae su apodo de chico como así también esa sonrisa pícara y contagiosa que lo identifica. "Chory" se lo puso Carlos "Manopla" Hernández y quedó para siempre. Hoy, pisando los 40, y defendiendo los colores de Saavedra en Veteranos, el jugador que vistió más de 15 camisetas en el Futsal repasó su historia con Pasta de Campeón. TERMINA DE LEER ESTA NOTA HACIENDO CLICK ACA