COMODORO RIVADAVIA (ADNSUR) - La Escuela de Boxeo de Kilómetro 8 comenzó hace siete años en el Sindicato de Petroquímica, con pocos alumnos a las órdenes de Miguel Bayón, ex–campeón nacional amateur quien tras alejarse un tiempo, volvió a la actividad ahora como técnico del deporte que lo apasiona.

La escuela se mudó al Gimnasio Cemento: “Teníamos un espacio amplio para entrenar. Hace siete años que estamos trabajando y mudándonos, ahora estamos últimamente en la vecinal de Standart Norte. Esta pronto a inaugurarse el Gimnasio Municipal Nº4 en zona norte y posiblemente trabajamos ahí, pero por lo pronto estamos en la vecinal, todos los días durante dos horas”, comentó Miguel Bayón, quien tiene actualmente un número aproximado de 75 atletas practicando boxeo en su escuela.

“El número varía periódicamente. Hemos llegado a ser hasta 150, pero el lugar se me hace muy chico y tengo que hacer malabares para poder entrenar. Por ahora estamos sacando cuatro boxeadores, gracias a Dios estamos ganando las peleas, por la constancia de los deportistas que estamos sacando, y la técnica apoyada en el día a día, tratando de mejorar mutuamente, yo como técnico y ellos como púgiles. Esperamos tener durante el año bastantes combates. Uno de los inconvenientes es el tema de las revisaciones médicas, es la dificultad para sacar más púgiles, pero tengo cuatro boxeadores en vista”, explicó Bayón, luego de la victoria de Hugo Werning, uno de sus boxeadores amateur con mayor proyección, que salió victorioso en su combate ante Facundo Cruz (Esc. Moure), en el último festival en el Gimnasio Municipal Nº1 realizado a mediados del corriente mes.

Miguel Bayón empezó a boxear a los 18 años y fue campeón nacional amateur en el 2001: “Luego por cuestiones de trabajo tuve que abandonar un poco la actividad. Trabajar y hacer deporte es difícil, más teniendo familia. Con mucho esfuerzo pude lograr trabajar y hacer la actividad que me gusta, ahora como técnico. Arranqué primero ayudando a mi mentor, mi entrenador Raúl Cárdenas, que gracias a él estamos en esta actividad”, expresó Bayón, que comenzó con diez practicantes: “Al segundo año empezó a combatir uno, y ahí empezamos a sumar”, agregó.

El técnico de boxeo destacó la división del trabajo de la escuela en los boxeadores y los entrenamientos recreativos para todas las edades. “Un boxeador debe tener conducta, uno va evaluando día a día, cómo entrena, las actitudes. Hay que tener constancia y valor para ponerse frente a otro ser humano que también lo sabrá golpear. Tengo que tratar de hacer que se superen día a día, trabajando bien duro. Por eso tengo dos clases de entrenamiento, uno para los muchachos que están entrenando y boxeando, y otro para los recreativos, que implica todas las edades. En particular tengo de 6 años para arriba, y el más grande tiene 60 años, y también me ayuda en la escuela”, cerró.

Es así que de allí se llevaron una soldadora, amoladora, balas, caños y algunas armas a medio construir.