Darío Achával, campeón Latino Kbox, es uno de los pioneros del kickboxing en la ciudad y tiene una  amplia trayectoria combatiendo. Comenzó con el Tae-Kwon Do junto a Omar Cheuque y él le dio la posibilidad de empezar a ser profesor.  Su pasión por la docencia fue creciendo y siempre busco capacitarse para mejorar.

Tomó cursos de personal trainer y preparador físico en nuestra ciudad como también en Buenos Aires. “Todos los entrenadores tienen la obligación de saber de preparación física porque influye en el rendimiento del deportista. Mi rutina incluye sabiduría, compromiso, pasión y dedicación. En lo personal, evalúo y hago un balance por el tema del nivel de entrenamiento. El primer indicador que me fijo es el estado de ánimo y la cabeza", cuenta Achaval a Pasta de Campeón.

 

 

La vocación creció mientras se perfeccionaba para dar clases de kickboxing y, si bien la mayoría de sus entrenados son de los deportes de contacto, también tuvo jugadores de fútbol como Agustín Montiel (Quilmes) y "Pitu” Barrientos.

"Tenía muchas ganas de entrenar futbolistas. Nunca había tenido uno de elite. Es un desafío. Me interioricé sobre los sistemas de entrenamientos en el fútbol   y estoy muy comprometido con mi trabajo", aseguró Darío.  

 

 

Su constancia lo llevó a tener una carrera exitosa  donde ha preparado deportistas como Sebastían Aguirre y Rodrigo Maizares (boxeo); Adrián "Diablillo" Cabrera, Pierina Segura, Matías Mellado, Cinthia Guicahpani (kickboxing); Lucia Martel, Agostina Brodersen y Laura Olivera (Tae-Kwon Do); entre otros.

"Siempre apunté como objetivo entrenar corazones y no personas. Creo que es lo más importante y a lo que apunto. Tratar de llegarle al corazón y de esa manera le puedo sacar el 100%. Si legas ahí, podes conocerlo y entenderlo, para sacar el mayor rendimiento a la persona, que es el rol más importante del entrenador“, concluyó el PF.