"Fue todo muy nuevo. Tuvimos que reinventarnos constantemente para poder llevar a cabo nuestras clases porque cambiaban los horarios y ahora atravesando esto que las últimas semanas no pudimos abrir. Es muy duro, más cuando tenemos un lugar de trabajo grande, que tiene unos costos mensuales muy altos.  Ahora se va a empezar a trabajar con cupos limitados, en más horarios y con menos gente. La idea es no dejar a nadie afuera pero lamentablemente no todos podrán", aseveró Leo Moreno. TERMINA DE LEER ESTA NOTA HACIENDO CLICK ACA