Este jueves, el Ministerio de Deportes de Colombia, a través de su titular, Ernesto Lucena, solicitó a la Conmebol que la Copa América que debe organizar en forma conjunta con Argentina a partir del 13 de junio próximo sea aplazada hasta noviembre de este año, con el objetivo de que en los estadios del país pueda haber presencia de público.



Pero Conmebol emitió una rápida respuesta negativa a esa solicitud mediante este comunicado: "Ante la solicitud formal del gobierno colombiano de reprogramar la Copa América para el mes de noviembre, este organismo informa lo siguiente:


Por razones relacionadas con el calendario internacional de competiciones y la logística del torneo, resulta imposible trasladar la Copa América 2021 al mes de noviembre.



La Conmebol agradece el entusiasmo y el empeño puestos por el presidente de la República de Colombia, Señor Iván Duque y sus colaboradores, así como por el presidente de la Federación Colombiana de Fútbol, Ramón Jesurún y su equipo. Es seguro que en el futuro surgirán nuevos proyectos en conjunto para el crecimiento del fútbol colombiano y sudamericano.



La Conmebol asegura la realización de la Copa América 2021 e informará en los próximos días la relocalización de los partidos que debían disputarse en Colombia", finaliza el texto.



El ministro del gobierno colombiano había anticipado que en las últimas horas que le había enviado una carta a la Conmebol para solicitar el aplazamiento de la Copa América "con la intención de que el torneo se celebre en diciembre de este año en conjunto con Argentina".


El funcionario reveló que el gobierno de Colombia hizo una inversión de más de 12.000 millones de pesos para acondicionar los estadios de Bogotá, Medellín, Cali y Barranquilla, que serán las cuatro sedes donde se jugará el Grupo B, del que tomarán parte el seleccionado local, Brasil, Ecuador, Venezuela y Perú.



Las sedes argentinas son el estadio de River Plate, el Mario Alberto Kempes, de Córdoba, el Malvinas Argentinas, de Mendoza y el Único-Madre de Ciudades, de Santiago del Estero, y en caso de quedar como única organizadora del certamen, sumaría los de Independiente, Racing Club, Boca Juniors y Ciudad de La Plata para albergar la, totalidad de la competencia.



La Zona A estará integrada por Argentina, Chile, con el que debutará el seleccionado capitaneado por Lionel Messi el 13 de junio en cancha de River Plate, junto a Uruguay, Paraguay y Bolivia.



El pedido de aplazamiento llegó apenas una semana después de que el gobierno de Iván Duque y la Conmebol ratificaran a Colombia como sede del torneo, a pesar de los disturbios que obligaron a desplazar del país algunos partidos de Copa Libertadores en los últimos días.



Pero la voluntad del gobierno y la Federación Colombiana de Fútbol, a excepción de Álvaro González, presidente de la Difutbol, el único dirigente que se manifestó en contra de la organización del evento, era la de continuar con la realización de un torneo que, según pudo apreciarse en las últimas semanas, tampoco ofrecía garantías de seguridad más allá de la afectación sanitaria por la pandemia de coronavirus.