La Conmebol confirmó el viernes a la noche el regreso de la Copa Libertadores para el 15 de septiembre y de la Copa Sudamericana para el 27 de octubre, lo que obliga a todas las ligas de Sudamérica a pensar en la vuelta al fútbol, teniendo en cuenta que los jugadores necesitan al menos 45 días de entrenamiento para volver a competir.

En la Argentina hay 90.680 Casos y 1720 muertes y actualmente el AMBA se encuentra en Fase 1 de cuarentena. La AFA avisó que cuando absolutamente todo el país se encuentre en Fase 4 volverán los entrenamientos, aunque con la presión que empezó a ejercer la Conmebol, es probable que vuelvan antes.

En Chile hay 306.216 casos y 6.682 muertes y establecieron la vuelta del fútbol para el 31 de julio. Actualmente el país retrocedió en la cuarentena y las autoridades sanitarias sugirieron que no recomiendan entrenar mientras el gobierno ordene el confinamiento.

En Uruguay, el país más chico de la región, hay 977 casos y 29 muertos y los entrenamientos regresaron el 15 de junio. Además, el 6 de julio también regresaron los entrenamientos colectivos y desde el gobierno adelantaron que la competencia no volverá después del 15 de agosto, aunque planean que sea el 1 del mismo mes.

Brasil es sin dudas el país más perjudicado por el COVID-19, acumula 1.759.103 casos y 69.254 muertes. El Brasileirao, la segunda y tercera división regresarán el 9 de agosto y la Copa de Brasil volverá el 26 de agosto. El campeonato carioca, por su parte, ya se está disputando.