BUENOS AIRES (ADNSUR) - Alejandro Fantino y Mariano Closs protagonizaron en la noche del jueves, al terminar el partido de Boca Juniors e Inter de Porto Alegre por la Copa LIbertadores, un fuerte cruce al aire, que incluyó chicanas, caras de fastidio y la promesa de nuevos rounds.

Todo pasó al aire en la pantalla de ESPN, tras la definición por penales, con dos escenarios distintos: Fantino y Miguel Simón desde estudios y Closs y Diego Latorre desde la cabina de transmisión de la Bombonera

Mientras debatían las alternativas del partido y el rol de Boca, Fantino comenzó a bastonear, ante el fastidio de Closs que nunca pareció soportar ser conducido por el otro. Y así, mientras Fantino le hacía una pregunta que necesitaba una pregunta breve, que claramente a Closs no le interesaba contestar, el relator empezó a hablar largamente.

Y a la inversa, cuando Closs hablaba de aspectos del juego desde lo futbolístico, Fantino le pidió que le contara "el clima" o "las sensaciones" que se vivían en el estadio. Y Closs, con ironía, le hizo notar que nada de eso se podía vivir porque el partido era sin público.

Y así, con Fantino empecinado en decir que a Boca le pudo haber pesado jugar el día del aniversario de la derrota con River en la final de la Copa LIbertadores, Closs siempre quiso irse hacia otro lado, con Latorre y Simón como espectadores de lujo.