Con gol de Havertz, Chelsea le ganó la final de la Champions al Manchester City. En un partido jugado a un ritmo altísimo, los de Tuchel hicieron historia en una definición para el recuerdo.