(PDC / ADNSUR) - El club Caleta Córdova que nació un 25 de Setiembre del año 1941, es una de las instituciones pioneras en el fútbol de Comodoro Rivadavia. Desde lo institucional, con nueva infraestructuras está pasando un presente brillante, próximamente inauguran su cancha de césped sintético. Obra que llegó con el aporte del Estado Municipal para transformar a la institución deportiva. Sin embargo, desde lo futbolístico no pudo mantener la categoría lograda con el ascenso del año 2019 y este año descendió a la Primera B del fútbol comodorense. 

Es un club de barrio, donde trabajan entre todos generando relaciones, amistades y de gran compañerismo. Eso se ve reflejado en la mirada de Elsa Monzón, una mujer que vive en el barrio hace más de 22 años y que trabaja en el Club Caleta Córdova hace 15 años. A donde llegó acompañando a su esposo Juan Miranda, último presidente de la institución fallecido en el año 2021 en medio de la pandemia.

Sin embargo, no se dio por vencida y la triste perdida de su compañero de vida es su incentivo para seguir adelante haciéndose responsable de la institución. Este presente con la nueva cancha de césped sintético en sus instalaciones la llena de emoción, y se ve reflejado en su rostro. 

“Es encontrar las emociones, esto para mí es un sueño. Acá mi marido siempre estuvo y hoy no está, y para mí es especial, igual me incentiva a ser más fuerte y estar más firma acá por los chicos”, sentenció Elsa.

Un club que Elsa comparte y vive en familia, “estoy disfrutando, uno que está en el club sabe lo que es todos los días, los fines de semana con los compromisos en la casa, gracias a Dios mis hijos me acompañan mucho, siempre están presentes alentándome y vamos para adelante”.

En los clubes de barrio se trabaja entre todos, para cubrir las necesidades. En Caleta Córdova sus integrantes cumplen varios roles, “en el club se hace de todo, de limpiar un baño, preparar la merienda para los chicos, el fin de semana hacer los choris, lavar las camisetas, de todo se hace acá”, destacó Elsa.

Y un sentido de pertenencia que se manifiesta en cada actividad que realizan, participando y como parte de la institución, sueñan con seguir creciendo proyectando lo futbolístico. 

Por ello, teniendo mejores instalaciones, Caleta Córdova no se dará por vencido,  y Elsa se permite soñar, “estamos soñando el año que viene volver a la A, nosotros vamos para adelante. Estamos muy feliz por la cancha”, culminó.

EL SUEÑO DE VOLVER A LA "A"

Para dialogar sobre lo futbolístico, los propios jugadores que ya disfrutaban observando como colocaban la alfombra de sintético, nos dijeron que dialoguemos con Feliciano Landivisnay. El técnico de reserva y forma parte  del cuerpo técnico acompañando a Fernando Sicard, en estos últimos años con la primera división. 

Un salteño que llegó a Comodoro Rivadavia desde Rio Mayo donde trabajaba en el ejército. Se sumó a trabajar en el Club Caleta Córdova en el año 2014, convocado por los dirigentes de ese momento, llegó llevando a un ahijado que jugaba en el club.

Fue parte del cuerpo técnico que logró el ascenso de la categoría C a la B y de la B a la categoría A, este año participando de este proceso y el descenso a la categoría B tras dos años afectados por la pandemia.

Al respecto, Feliciano expresó, “desde lo futbolístico, nos faltaba para poder prepararnos mejor la cancha, veníamos entrenando donde podíamos. Haciendo amistosos”.

Y hace memoria, recordando el pasado, como fue su llegada al club y que le dejó en todos estos años, “me acerque trayendo a un ahijado que tenía. Un día me convocaron a sumarme a colaborar, ayude dos años y en el 2016 me anote en la escuela de técnico, me recibí de director técnico y ya me quede acá”, comentó Feliciano.

Valorando que significa para el estar en el Club Caleta Córdova, “aprendí mucho con cada jugador, cada chico, cada integrante de Comisión Directiva, de cada presidente qué paso y era muy lindo. El club se va construyendo y se van saliendo, uno trata de formar y enseñar a los chicos”.

Feliciano se lamenta por el descenso de este año, sin embargo menciona que se gana en otra cosa mucho más importante desde lo institucional, “se  gana en otra cosa, que un chico te diga; gracias profe por enseñarme, ayudarme, llevarme. A veces algunos de los chicos tienen problemas en la escuela y uno trata de ayudarlo de una forma u otra”, remarcó.

Y resalta la contención que realizan en Caleta Córdova convocando a jugadores de diversos barrios de la ciudad, “al club llegan chicos del Máximo Abasolo, Pietrobelli, Ciudadela, Pallazo, Don Bosco y muchos de zona norte, hay que seguir trabajando y no aflojar eso es lo más lindo”, señalo Landivisnay.

Sobre este presente con un predio totalmente renovado, y una cancha de césped sintético que llego para que puedan desarrollarse como institución, Feliciano manifestó,  “Es algo soñado lo de la cancha, hermoso. Siempre colaborando con el club, se venía  peleando por el sintético y gracias a Dios ya está. Una alegría total, se ve en cada rostro de los colaboradores del club, es hermoso. Gracias a los que comenzaron con este tipo de proyecto”.

Por último, Feliciano se sumó al sueño de Elsa Monzón, “Dios quiera que dentro de un año estemos hablando que ascendimos otra vez a la A, ojala que se nos dé y esto es hermoso, jugar arriba del césped en la categoría A, seria genial, se nos daría todo”.
 

¿Querés mantenerte informado?
¡Suscribite a nuestros Newsletters!