El pasado 10 de marzo se cumplió un año desde la última vez que en Argentina se disputó un partido de fútbol con público en el estadio: diez días antes de la suspensión absoluta de la actividad a causa del coronavirus, Boca derrotó 3-0 a DIM por la segunda fecha de la fase de grupos de la Copa Libertadores y sus hinchas deliraron en La Bombonera.

Desde entonces, en cada encuentro que se disputó en el país, tanto a nivel local como internacional, cada vez que se anotó un gol, sólo se escucharon las celebraciones de los de los protagonistas, amplificadas por el eco de las tribunas vacías. TERMINA DE LEER ESTA NOTA HACIENDO CLICK ACA