El calvario de Brian Fernández en Colón tuvo como origen un video en broma, en el cual él dijo que en Santa Fe mandaba. A partir de ahí los hinchas de Unión, con su padre como principal protagonista, le hicieron la cruz y hasta el día de hoy le hacen 'pagar' por esa broma.

Semanas atrás Fernández pidió licencia puesto que estaba atravesando un problema personal, con su padre, quien mediante un mensaje por redes sociales lo amenazó de muerte. Sobre eso se expresó el jugador, tras sufrir este martes un robo cuando iba a entrenar.

"Es medio difícil esa situación. No esperaba vivir algo así, que me amenacen y más viniendo de un padre sólo por la camiseta. Yo pensé que iba a ser fácil pero se me hace muy difícil andar por la calle, el día a día... Los hinchas de Unión me filman para que yo reaccione. Pero vine a sacar a Colón de esta situación..."