Cerca de 400 fanáticos argentinos reclamaron este jueves en Doha por la disponibilidad de entradas a precios oficiales para la final del Mundial Qatar 2022, en una manifestación que registró agresiones de personas vestidas con indumentaria de AFA, según denunciaron sus víctimas, y que finalizó con una promesa de solución.

El "banderazo" se produjo en la puerta del hotel Jassim Tower, en el centro de la capital qatarí, donde se aloja parte de la delegación de dirigentes de la casa madre del fútbol argentino.

Los hinchas se autoconvocaron en el lugar desde las 19:30 hora local (13:30 de Argentina) para que la dirigencia resuelva la situación de más de 1.000 argentinos que no disponen localidades para asistir a la gran definición del domingo con Francia en el Estadio Lusail, cuya capacidad es de 88.966.

Una hora antes del inicio, cuando comenzaban a llegar los primeros manifestantes, cuatro hombres que salieron del hotel, uno de ellos con ropa de la selección argentina, repartieron golpes luego de exigir que se retiraran del lugar.

¿Querés mantenerte informado?
¡Suscribite a nuestros Newsletters!