Hasta ahora todo son trascendidos pero habrá que esperar para ver cuál es la decisión que se tomará en torno a la cancelación o continuación del torneo y es que LeBron James habría abandonado la reunión ante la negativa del resto de los equipos.

Previamente, los basquetbolistas de Milwaukee Bucks -que finalizó en la primera posición en el Este- decidieron “no jugar” el quinto partido de la serie ante Orlando Magic en protesta por la agresión de parte de la policía, sufrida días atrás por el ciudadano de raza negra Jacob Blake en el estado de Wisconsin.

La organización de la competencia, ante el cariz de los acontecimientos, “resolvió posponer” los encuentros pautados para este miércoles entre Houston Rockets-Oklahoma Thunder y Los Angeles Lakers-Portland Blazers, ambos por la Conferencia Oeste.

Blake, de 29 años, fue atacado el domingo pasado por un agente policial que le disparó siete tiros por la espalda. “Se necesitará un milagro para que vuelva a caminar”, dijo a CNN, Benjamin Crump, uno de los abogados de la víctima.



Los deportistas profundizaron su enojo ante nuevos hechos violentos registrados en la noche del martes en la localidad de Kenosha, en donde dos personas fueron abatidas por –en apariencia- por un ciudadano blanco que abrió fuego con un rifle semiautomático en el medio de una movilización antirracista.

En el complejo ESPN Wide World of Sports de Orlando, los jugadores de Magic habían entrado al rectángulo de juego para realizar los movimientos precompetitivos. Pero, tras unos minutos, el equipo de la Florida “se plegó” a la petición de sus colegas de Bucks y también se adhirió al boicot.

Bajo el lema "Black Lives Matter", Lakers y Clippers quieren cancelar la temporada de la NBA