Después de caer ante Eslovenia y España, Argentina necesitaba ganar y recuperar la moral. Empezó enchufada y rápidamente puso diez puntos de ventaja en un primer cuarto en el que el pívot Marcos Delía se fue a los diez de anotación

Campazzo, que se fue enfadado al banquillo al final del primer cuarto tras cometer su segunda falta, se acercó a su mejor versión, rozando el triple doble: 17 puntos, 11 asistencias y 7 rebotes.

También destacó el capitán Luis Scola, con 23 puntos y 10 rebotes, el más regular de la subcampeona mundial en Tokio.

En el segundo cuarto Argentina no fue capaz de despegarse en el marcador y al empezar el tercero dos canastas japonesas dejaban el duelo en 46-42 para la subcampeona mundial.

Fue un amago de reacción. El equipo dirigido por Sergio Hernández movió bien el balón y se fue a los 12 de diferencia al inicio del último cuarto, gracias a dos triples consecutivos de Nicolás Brussino.

En el último cuarto Argentina amplió la ventaja ante un equipo japonés limitado y que se despide del torneo.