Néstor Andrés Cuqui Slivera es ídolo en Independiente, San Lorenzo y sobre todo, en Tigres de México. El comodorense representó a la ciudad como pocos deportistas lo hicieron a lo largo de su carrera.

Talentoso, con clase, iba bien de arriba y pivoteaba como los mejores. ¿Definiendo? Un crack. Ojos bien abiertos y la tranquilidad de los que tienen un segundo más dentro del área. Cuenta la historia que ni siquiera en las canchas de tierra y con viento en contra le pegaba fuerte y al bulto.

Silvera jugó 135 partidos en Independiente y metió 44 goles. Ganó dos títulos con el “Rojo”: Apertura 2002, siendo el goleador y Copa Sudamericana 2010. En México, el 9 marcó 48 goles en 74 partidos jugados y se consagró campeón den dos oportunidades de la Interliga.

TERMINÁ DE LEER ESTA NOTA HACIENDO CLICK ACÁ