El equipo de Luis Enrique, que había sido la sensación de la primera jornada, tras su goleada 7-0 frente a Costa Rica, arrancó ganando con un gol de Alvaro Morata en el segundo tiempo. 

Con ese resultado, los teutones que habían mejorado en la segunda etapa, quedaban en el fondo de la tabla sin unidades. Entonces, Flick movió el banco, puso a Niclas Füllkrug por Müller y el artillero del Werden Bremen alcanzó el empate. 

Tweet de David Ferrís

A partir de allí, los dos tuvieron sus chances. Morata pudo ganarlo, pero esquivó la gloria. Lo mismo que Sané, que tuvo una contra inmejorable para convertir el gol de la victoria pero no pudo con Simón. 

Fue 1-1 en un resultado que deja a España en la cima de su zona y a Alemania en el último lugar.

¿Querés mantenerte informado?
¡Suscribite a nuestros Newsletters!