Al arquero paraguayo le bajó la presión y, desde el banco de Diego Flores, reaccionaron rápido: un asistente le llevó frutas e incluso dulce de batata, esperando que sirva para que se recomponga en el momento. Finalmente, comió el dulce, sin que el partido se interrumpa.

Espínola pudo continuar en el encuentro. Al final del primer tiempo, el Tomba -que viene de eliminar a Racing en la Copa Argentina- se impone por 2-0 a Independiente, como visitante en el Libertadores de América.

TNT Sports Argentina