Hay muchas formas de llegar a una prueba en clubes de fútbol en Buenos Aires. Los tiempos han cambiado, y la tecnología es un factor determinante, además de la suerte. En Comodoro Rivadavia hay muchos habilidosos que les falta mucho para convertirse en grandes jugadores, pero para eso hay que buscar la manera de llegar a Buenos Aires.

El papá de Agustín Carrizo es un convencido que su hijo llegará, y por un contacto en Vélez hizo llegar un video de su nene y sorprendió a los entrenadores. El año pasado durante la pandemia, Agustín entrenó vía zoom y desde hace tres semanas está en Liniers entrenando con las formativas de Vélez. Ayer le confirmaron que el enganche de tan solo 10 años será fichado. TERMINA DE LEER ESTA NOTA HACIENDO CLICK ACA